Libro

“ Espero no ser tan indiscreto, pero me gustaría decirle señorita que su bienestar, es el mío, que en las noches frías y oscuras al observar la luna recuerdo su rasgos faciales y no entiendo qué me sucede, pero siento un cosquilleo en mi estómago y el traqueteo de las viejas ruedas del tren en el cuál viajo a veces, todas monótonas me hacen pensar que usted es la única y más hermosa flor de mi jardín y que en el rocío del amanecer se forma un espejismo de su rostro en cada gota de agua, cual cristal enigmático a la vez”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s